Cinco destinos para viajar estas Navidades (V): París

Concluimos nuestras cinco recomendaciones para viajar estas Navidades, cómo no, con París, la ciudad ideal para el perfecto regalo de Reyes a nuestra pareja; no en vano, uno de los tantos nombres que recibe es el de “la ciudad del amor”.

Pero más allá de ese detalle, que no es poco, París es la opción perfecta para cerrar estas Navidades, para escaparse a una ciudad que nos ofrece el encanto de la “grandeur” francesa, con sus grandes avenidas que proclaman la gloria pasada de un Imperio que se esforzó por anunciarlo al Mundo en las calles y monumentos de su capital, con ejemplos tan impresionantes como la Avenida de los Campos Elíseos, el Arco del Triunfo, y otros tantos cantos a la grandiosidad de un país que tiene como escaparate a su capital, París.

Igualmente, París combina la anterior grandiosidad imperial con la belleza de una ciudad paradigma y modelo arquitectónico desde la Edad Media, con edificios que hoy día son monumentos y que se elevaron desafiando a la gravedad a la mayor Gloria de Dios, como es el caso de la Catedral de Nôtre Dame o la Sainte Chapelle, ejemplos que no agotan la belleza arquitectónica de esta ciudad consagrada a la religión a lo largo de la Historia y en todas las épocas; Le Sacré Coeur es uno de los más claros ejemplos de ello, un monumento de 1873 construido de la mano de la Asamblea Nacional como un edificio religioso en memoria de los franceses caídos durante la Guerra franco-prusiana, si bien su construcción se financió mediante suscripción popular.

Pero, junto a la majestuosidad de los edificios y grandes avenidas que nos recuerdan la grandiosidad imperial francesa, o los monumentos, catedrales, iglesias y basílicas que nos hablan del París más piadoso, esta ciudad ha ido agrandando su belleza y su renombre de la mano de la ciencia, de la cultura y del arte más cercanos a nuestros días, conceptos secularizados que han permitido que París continuara siendo punta de lanza de la belleza, la innovación y la inventiva; la Torre Eiffel, el Museo de Orsay o el Centro Georges Pompidou son algunos ejemplos de lo que indicamos, ejemplos de innovación y creatividad puestas al servicio de la belleza y encantos de una ciudad, París, que continúa hoy siendo paradigma y ejemplo de modernidad e innovación integradas a la perfección en el encanto embriagador de esta ciudad refugio de pensadores, intelectuales y creadores.

Efectivamente, París ha sido siempre el icono de la libertad, del libre pensamiento, el refugio en cuyor rincones intelectuales, poetas, pensadores y creadores en fin, encontraban el calor que les abrigaba de una Europa fría y sórdida, hallando en la capital francesa un oasis en medio del desierto intelectual que muchas veces ha sido el resto del Continente. Y es que el calor de París no se encuentra en el grandioso decorado de sus monumentos, interminables avenidas y grandiosas catedrales, un decorado tras el cual se encuentran lugares llenos de embriagador encanto, solaz de artistas e ingeniosos creadores como es el caso del “Barrio Latino”, un lugar que hoy es ejemplo de mestizaje, multiculturalidad y creatividad que enamora a los amantes de descubrir en sus viajes los pequeños detalles, de saborear los rincones cotidianos que, por tales, resultan verdaderamente sorprendentes para quien, cargado de tópicos, se aventura en un viaje que le desvelará estampas y experiencias inimaginables, únicas e inigualables a lo largo de sus callejuelas llenas de vida, de experiencias, de propuestas originales y sorprendentes que empequeñecerán a los grandes lugares comunes de París, ejemplo de una ciudad romántica y bohemia por excelencia que inspirara a los soñadores de la “Comuna de París” o del “Mayo del 68″. El propio “Barrio Latino” o “Saint-Germain-des-Prés” son lugares que nos sumergen en la ténue luz de gas de un París embriagador que nos sumerge en un sueño casi irreal como si de dulce absenta se tratara, abriendo nuestra mente y transportándonos a un París mágico, lleno de encanto y belleza espiritual que inspirara a tantos y tantos artistas desde Jules Chéret, el padre de la mítica cartelería que anunciara las noches prohibidas del “Moulin Rouge”, hasta el adoptado Picasso, ejemplo este último de un país que hace suyo todo lo grande, sin importarle su origen y concepto.

Y es que París es tierra de provisión y puerto de quienes quieren crecer en cualquier campo creador, ya sea en el más y puro terreno artístico de las letras y las artes, ya sea en las más modernas facetas creativas, como es el caso, por supuesto, de la cocina. Efectivamente, París es lugar de paso obligado para todo aquel que quiera abrirse paso en este arte moderno que es la cocina, arte moderno que, sin embargo, ha de aferrarse en el tradicional concepto de la gastronomía para poder erigirse con autoridad en disciplina artística, algo que combina a la perfección la capital mundial de la cocina y la gastronomía que es París, en un maridaje perfecto que ha cincelado a los más grandes chefs de los diferentes rincones del Mundo que han tenido que pasar por los fogones de modestos y grandes restaurantes por igual para poder llegar a dominar este arte en continua evolución que es la cocina y que tiene a la capital francesa como Meca de esta casi religión.

París no agota sus posibilidades en un maratoniano tour turístico que nos lleve del Louvre a Versalles, pasando por el Sena en un paseo en “batobus” y llegando a la tradicional subida a la Torre Eiffel, sino que París ofrece muchísimo más al visitante, aunque éste ni tan siquiera visite cualquiera de las grandes y típicas atracciones turísticas de esta ciudad. Efectivamente, París se saborea simplemente disfrutando de un café mientras se contempla el lento transcurrir del Sena, gozando del arte gastronómico que adquiere carta de naturaleza en los mejores restaurantes de París, abriendo nuestros sentidos más allá de la vista, sumergiéndonos en los encantos de una ciudad que los encierra alejados de las grandes atracciones turísticas, unos encantos que te proponemos descubrir en nuestra última propuesta para viajar estas Navidades: París.

5 Maneras de ahorrar

A continuación se mencionan 5 maneras de ahorrar de una forma sencilla y eficiente.

1. Apaga la televisión.

Una gran manera de ahorrar dinero es  reducir  la cantidad de televisión que ve.

Ventajas:  menos exposición a los anuncios que estimulan la compra impulsiva, una factura de electricidad más baja o más tiempo para centrarse en otras cosas.

2. Vende las cosas que no utilices.

Intenta recuperar parte del valor de las cosas que no utilizas, porque puede que otra persona con un nivel económico menos pueda sacar provecho de los objetos de segunda mano.

Puedes inscribirte en multiples páginas web o descargarte aplicaciones. En estas tendrás que inscribirte y publicar los objetos que desees vender. De esta forma los usuarios sepodrán en contacto contigo y ya negociais los terminos de la compra venta.

3. Haz tus propios regalos..

Si quieres ahorrar dinero  pero tienes que hacer algún regalo, haz tus propios regalos personalizados hecho en casa. Puede hacer mezclas de alimentos, velas, pan recién horneado o galletas, jabón, y todo tipo de otras cosas en casa muy fácilmente y a bajo coste.

Estos hacen regalos espectaculares, ya que ponen un toque de personalidad, algo que no se puede comprar en una tienda.

4. Haga una lista antes de ir de compras.

Una de las maneras más fáciles de ahorrar dinero es tener una lista de compra para evitar la compra compulsiva. Hay que planificar las compras para queno se nos vaya de las manos.

 No sólo puede ayudarle a comprar los artículos que se adapten a su plan de comidas, también ayudar a evitar la compra de alimentos que posiblemente se te caduquen. Siempre tienes que crear una lista y,  lo más importante, cumplirla.

5. Invite a sus amigos en lugar de salir.

Salir a comer o “fuera de la ciudad” es una forma de gastarte todo el presupuesto en un solo golpe.

En lugar de ir a la ciudad y gastarte todo el dinero en ocio y comidas, invita a tus amigos a tu casa y organiza un plan para hacer, como por ejemplo jugar a las cartas o un singstar. Lo que cuenta es que esteis todos juntos y pasandolo bien, no hace falta gastar dinero.